Condenaron a prisión perpetua al autor de un femicidio que conmocionó a 9 de Julio

Share

Renzo Andrés Pancera fue encontrado culpable y condenado a prisión perpetua por el femicidio de su pareja, una joven embarazada de cinco meses a la que atacó a golpes en septiembre de 2020, en la ciudad de 9 de Julio, en la provincia de Buenos Aires.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Mercedes sentenció a Pancera, un boxeador amateur y padre del bebé que gestaba Micaela Zalazar, por «homicidio doblemente agravado por cometerse en perjuicio de la persona con la que mantiene una relación de pareja y por ser el autor un hombre mediando violencia de género en concurso real con aborto».

El TOC 2, conformado por los jueces Jorge Pablo Vieiro, Juan Manuel Tillet y Juan Manuel Renaud, coincidió con el pedido de prisión perpetua para Pancera formulado durante su alegato por el fiscal Adrián Landini.

En el debate oral se dio por acreditado que los hechos ocurrieron entre el viernes 11 de septiembre de 2020 y las 13 del día siguiente, en una vivienda ubicada en la calle Joaquín V. González 233, de la localidad de 9 de Julio.

Para la Justicia, Pancera «le propinó una grave golpiza» a Zalazar, quien tenía otros dos hijos, de 3 y 12 años en el momento del hecho.

La joven luego fue trasladada en ambulancia al hospital zonal Julio de Vedia, al que ingresó con pérdidas, pero tras ser evaluada por el equipo médico de guardia se descubrió que la víctima tenía el bazo destrozado y una hemorragia abdominal.

Video

Los vecinos reclaman por el femicidio de Micaela, quien fue asesinada por su ex pareja

Luego fue intervenida quirúrgicamente, perdió el embarazo y quedó internada en grave estado, a raíz de lo cual, el médico de la guardia, que también trabaja para la Policía, denunció el hecho ante la sospecha de que la paciente había recibido una golpiza.

Finalmente, cerca de las 18 del 13 de septiembre Zalazar murió producto del grave cuadro de hemorragias por el que había sido internada.

El pasado violento del acusado y las denuncias de la víctima

Pancera tenía dos denuncias por violencia de género, una de octubre de 2019 y otra en febrero de 2020, por parte de la víctima.

La primera acusación fue por «amenazas, daño y coacción» en un episodio ocurrido cuando la pareja estaba separada. A raíz de esa denuncia, a Pancera se le dictó una orden de prohibición de acercamiento que se venció en diciembre de ese año.

Esa causa se archivó porque la propia Zalazar desistió de continuar con el proceso y dejó asentado que el conflicto de pareja estaba solucionado.

Ya en febrero de 2020, la mujer volvió a denunciar al boxeador por la violación de la perimetral, lo que no prosperó porque estaba vencida.

«Él no la dejaba tener contacto con nadie. Ella lo amaba y no te contaba que él le pegaba. Decía que sólo discutían y que todo iba a estar bien. Ella lo amaba y el hijo de puta la mató», sentenciaron sus primas”, denunciaron en aquel momento familiares de la víctima.

Familiares y vecinos de Zalazar realizaron una movilización a modo de protesta en el centro de la ciudad ubicada 230 kilómetros al oeste de la Capital Federal, donde se vieron manifestantes con barbijos, ya que eran tiempos de pandemia de covid-19, y portando carteles con distintas imágenes y consignas.

Con aplausos y al grito de «Justicia», los manifestantes dieron vueltas a la plaza y apuntaron contra Pancera. «Justicia por Micaela y su bebé», decía una cartulina; «¡cagón!» y «¡asesino!» se podía leer en otra con la imagen del acusado.

Con información de Télam.

You may also like...