En su primer día sin mascarillas, Hong Kong no tiene prisa por quitárselas